Inicio Religión SUNITAS Y CHIITAS, DIFERENCIAS – TRASFONDO DEL CONFLICTO SAUDI E IRANÍ

SUNITAS Y CHIITAS, DIFERENCIAS – TRASFONDO DEL CONFLICTO SAUDI E IRANÍ

Mientras que sus contrapartes chiitas acostumbran pelear en o junto a las fuerzas gubernamentales, aunque tanto Irán como Arabia Saudita han identificado un enemigo común en el autodenominado ISIS o Daesh...

130
Compartir

La Voz del Árabe (LVÁ) – México DF, enero 13 del 2016 – El conflicto entre Arabia Saudita e Irán ha llevado a la opinión pública a pensar en cientos de ideas que ni siquiera existen, invenciones no reales, por lo que tampoco viables para un problema mayor a futuro, no habrá guerra aseguran analistas. Aunque Irán ha golpeado a Arabia Saudita mediáticamente, los sauditas golpearon a Irán por la muerte del clérigo chiita Nimr al Nimr por lo que dijo, y maldijo la voz humana demandando el castigo divino por la muerte, los problemas aumenta, la venganza ocurre de inmediato, la embajada saudita es incendiada y el mundo musulmán se queja, protesta y por las redes sociales el mundo se entera. Sabemos de antemano que el gran problema del Medio Oriente no es político, es religioso, desde hace siglos, hoy se acentúa entre ambas naciones. Se ha publicado, y aquí como dato importante, que Irán desea, lo ha deseado siempre, la administración del centro religioso más importante del mundo islámico: La Meca. Detalle trascendente que los sauditas jamás permitirán, dos razones fundamentales: una, La Meca está dentro de Arabia Saudita, y los sauditas son sunitas.

Las divisiones religiosas han sido siempre pretextos para discusiones y hasta guerras, pero estas diferencias ¿cuáles son?, en este artículo se entregan algunas respuestas a estas incógnitas que muchos tienen…

Esta la gran división del mundo musulmán: sunitas y chiitas, hoy en día particularmente evidenciada por las actuales tensiones entre Arabia Saudita e Irán.

La ejecución de un clérigo chiita Nimr al Nimr por parte de Arabia Saudita, donde gobiernan los sunitas, provocó la ira de Teherán y la quema de la embajada saudí en esa ciudad.

Riyadh –que también había ordenado la ejecución de numerosos sunitas acusados de terrorismo– respondió rompiendo relaciones diplomáticas con los iraníes, en la que es la peor crisis entre ambas naciones en más de 30 años y un claro recordatorio de lo complejo de las relaciones entre los dos principales representantes de esas dos ramas del Islam.

La división se remonta al año 632 y la muerte del profeta Muhammad, que derivó en una pugna por el derecho a liderar a los musulmanes que, en cierta forma, continua hasta el día de hoy.

Y es que si bien ambas ramas han coexistido por siglos, compartiendo muchas creencias y prácticas, sunitas y chiitas mantienen importantes diferencias en materia de doctrina, rituales, leyes, teologías y organización

Sus respectivos líderes también acostumbran competir por influencia.

Y de Siria a Líbano, pasando por Irak y Pakistán, muchos conflictos recientes han enfatizado o incluso agravado esta división, rompiendo comunidades enteras.

¿Quiénes son los sunitas? – Los sunitas son mayoría entre los musulmanes –se estima que entre el 86% y el 90% pertenecen a esta corriente– y se ven a ellos mismos como la verdadera rama del islam, la más tradicional y ortodoxa.

De hecho, el nombre de suní, o sunita, proviene de la expresión “Ahl al-Sunna”: la gente de la tradición. En este caso, la tradición hace referencia a prácticas derivadas de las acciones del profeta Muhammad y sus allegados. Así, los sunitas veneran a todos los profetas mencionados en el Corán, pero particularmente a Muhammad, quien es considerado el profeta definitivo. Los subsecuentes líderes musulmanes son vistos como figuras temporales. Por lo demás, en contraste con los chiitas, los maestros y líderes religiosos sunitas han sido históricamente controlados por el estado.

Y la tradición sunita, que tiene su máxima expresión en Arabia Saudita, también propugna un sistema legal islámico claramente codificado, así como la pertenencia a una de cuatro escuelas legales.

¿Quiénes son los chiitas? – Los chiitas iniciaron como una facción política: literalmente “Shiat Ali” o el partido de Ali.

El Ali en cuestión era el yerno del profeta Mhammad y los chiitas reclaman su derecho, y el de sus descendientes, a liderar a los musulmanes. Ali murió asesinado como resultado de las intrigas, violencia y guerras civiles que marcaron su califato. A sus hijos, Hassan y Hussein, se les negó lo que ellos consideraban su derecho legítimo de sucederlo.

Se cree que Hassan fue envenenado por Muawiyah, el primer califa –es decir, líder de los musulmanes– de la dinastía Umayyad, mientras que su hermano Hussein murió junto a varios miembros de su familia, en el campo de batalla.

Estos eventos están detrás del concepto chiita de martirio y de sus rituales de duelo y la fe chiita también se caracteriza por un distintivo elemento mesiánico.

Los chiitas también cuentan con una jerarquía de clérigos que practican una interpretación abierta y constante de los textos islámicos.

Se estima que los chiitas actualmente suman entre 120 a 170 millones de fieles, aproximadamente una décima parte de todos los musulmanes. Son la mayoría de la población en Irán, Irak, Bahréin, Azerbaiyán y, según algunos estimados, Yemen.

Pero también hay importantes comunidades chiitas en Afganistán, India, Kuwait, Líbano, Pakistán, Qatar, Siria, Turquía, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

¿Qué rol ha jugado esta división en los conflictos políticos? – En los países gobernados por sunitas, los chiitas por lo general se cuentan entre los más pobres de la sociedad y se ven a sí mismos como víctimas de opresión y discriminación. Algunos extremistas sunitas también han llegado a predicar odio hacia los chiitas.

La revolución iraní de 1979, por su parte, lanzó una agenda islamista radical de vertiente chiita que vino a retar a los gobiernos sunitas conservadores, particularmente en el Golfo Pérsico.

Y la política de Teherán de apoyar a partidos y milicias chiitas más allá de sus fronteras fue compensada por los estados del Golfo con más apoyo a gobiernos y movimientos sunitas en el exterior.

Durante la guerra civil en Líbano, los chiitas adquirieron protagonismo gracias a las actividades militares de Hezbollah.

Y extremistas sunitas, como los Talibán, han hecho lo propio en Pakistán y Afganistán, donde a menudo atacan los lugares de culto de los chiitas.

Mientras, los actuales conflictos en Irak y Siria también han adquirido tintes sectarios. Muchos jóvenes sunitas se han sumado a los grupos rebeldes que combaten en esos países, muchos de los cuales reproducen la ideología extremista de al-Qaeda, grupo de vertiente sunita.

Mientras que sus contrapartes chiitas acostumbran pelear en o junto a las fuerzas gubernamentales, aunque tanto Irán como Arabia Saudita han identificado un enemigo común en el autodenominado ISIS o Daesh…

Compartir
_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.