Inicio Noticias EL SUEÑO AMERICANO, AFECTA A UN MUNDO GLOBALIZADO

EL SUEÑO AMERICANO, AFECTA A UN MUNDO GLOBALIZADO

170
Compartir
Así, han inventado decenas de mentiras para librar guerras injustificadas con el único objetivo de adueñarse de los recursos de otros países, leáse Medio Oriente, y han respaldado las acciones genocidas de su país y sus cómplices.
La Voz del Árabe(LVÁ) – Cd. de México, enero 11 del 2017 – Hace apenas un par de semanas visité un pueblito de los Estados Unidos de Norteamérica, dejándome a mi regreso muy pensativo y con el ánimo de capa caída…

Cuando era apenas un niño, el sueño americano no lo tenían únicamente los estadounidenses, sino millones de personas de todas las nacionalidades, y es que con su modernidad y practicidad representaban el futuro. Recuerdo con nostalgia sus mil y un maravillas, tanto para chicos como para grandes, desde Disneyland hasta Las Vegas, ¡y toda la ilusión y fantasía que el estilo de vida de aquella potencia económica representaba! En ese entonces pocos imaginaban, y yo mucho menos, la decadencia que ya se avecinaba, aunque era evidente, tras los asesinatos en los años 60 de grandes personajes, como lo fueronMartin Luther King, Robert F. KennedyyMalcom X,que lucharon por los derechos civiles y que querían hacer de esa nación la mejor del mundo, aunque esto fuera en contra del puñado que con su poder económico gobierna en realidad desde entonces a ese país.

Actualmente, cuando a diario me entero sobre los incontables abusos que este gobierno perpetúa directa e indirectamente sobre los habitantes de otros países siento indignación, máxime cuando pareciera que sus habitantes están de acuerdo con dichas acciones, ¡Pero cómo no habrían de estarlo si esa población está completamente engañada y manipulada!

Esa gente,  los estadunidenses, es un pueblo más de entre muchos que también ha sido explotado, aunque se crea así mismo libre, y ha sido adoctrinado por una política de doble moral, dirigida por élites que lejos de respetar a sus propios ciudadanos los ha extorsionado hasta la médula.

Un pueblo enfermo físicamente, porque su comida, creada en laboratorios e inundada de venenosos aditivos (aspartame, arsénico,  clembuterol, transgénicos y pesticidas, por sólo nombrar unos cuantos ejemplos), no es un verdadero alimento, lo más grave es que tampoco parece interesarle a nadie, porque esa industria alimentaria sigue creciendo respaldada por la FDA (Food and drugs administration) institución por demás corrupta y vergonzosa. Ni qué decir de su agua fluorada, que embrutece al tiempo que enferma, y que pasará a la historia de la medicina por el gran crimen que encubre. No fue de gratis cuando el Dr. Arvid Carlsson, famoso farmacologista de la Universidad de Gotemburgo, laureado con el Premio Nobel en Medicina/Fisiología 2000 dijo:“Los países que utilizan la fluoración deberían avergonzarse de sí mismos.”

Los orgullosos estadounidenses, víctimas de un sistema médico mercantilista, asociado con las grandes aseguradoras y farmacéuticas, se han convertido sin lugar a dudas en la población menos saludable del mundo desarrollado. Su deterioro de calidad de vida, con un crecimiento exponencial de epidemias como la obesidad, la diabetes, las enfermedades coronarias, el cáncer y el Alzheimer lo demuestran. Pero además, también es un pueblo enfermo mentalmente, porque con la ayuda de múltiples excitotoxinas y una tecnología distractora y enajenante, se ha moldeado su manera de ver las cosas según la conveniencia bélica y ventajosa de su gobierno, haciéndoles creer que invadir países y explotarlos es un deber  moral (¡como si entendieran lo que moral significa!), basta con recordar: Palestina, Irak, Libia y muchos otros, como hoy en Siria. Ellos, la ciudadanía, ha creído cualquier cosa que les dice su “programación” televisiva, incluso hasta una farsa tan absurda y mal orquestada como el 11 de septiembre (9-11), planeado en contubernio entre elMOSADy laCIAcon el único fin de auto-otorgarse permiso para invadir, robar y matar a todo aquel que no esté de acuerdo con sus políticas expansionistas.

¿Pero por qué me sorprendo tanto? Si recordamos cómo se edificó Estados Unidos, no a través de la óptica que nos da Hollywood y los medios de comunicación sionistas, que son la gran mayoría, sino por medio de un análisis más objetivo, vemos que en realidad no debiera sorprendernos ninguna de las atrocidades que caracterizan a los imperios colonialistas. Fundado por europeos, particularmente ingleses y franceses, quienes nunca han brillado por su ética ni su justicia, tras de casi exterminar a los indios nativos para despojarlos de sus tierras, segregaron a los pocos sobrevivientes dentro de pequeños territorios que cada día se tornan más pequeños, e importaron y explotaron a los africanos, y luego a los afroamericanos, a quienes esclavizaron por dos siglos y a quienes jamás compensarán por todo lo que les explotaron y siguen explotando (aunque ahora de una forma más velada, por no decir hipócrita).

Gracias a la impunidad de las familias sin escrúpulos que utilizaron aquellos recursos de explotación y robo se logró conformar una élite altamente beneficiada económica y socialmente, misma que hizo alianzas que permitieron al sionismo, desde las sombras, tomar tal fuerza que su servidumbre, los gobernantes, obedecieran al ejecutar cualquier acción que les resultara conveniente, por descabellada que esta pudiera parecerle al resto del mundo.

Así, han inventado decenas de mentiras para librar guerras injustificadas con el único objetivo de adueñarse de los recursos de otros países y han respaldado las acciones genocidas de su país y sus cómplices, tales como Israel, que por más que lo repitan nunca dejará de ser un Estado fundado bajo el marco de la ilegalidad.

Muy a mi pesar, bajo una nueva perspectiva, me percaté de que  la mayoría de la gente que habita ese país está esclavizada, con el agravante de que se cree libre, y en realidad es una víctima más de la falta de ética y decencia de quienes desde las sombras depredan cada nación que les tiende la mano. Transcurrido casi medio siglo desde que idolatré aquella nación vecina, hoy constato con tristeza cómo es que el famoso sueño americano se ha convertido para este mundo globalizado en una verdadera pesadilla.

Artículo relacionado:

5 sorprendentes datos que no sabías sobre el aspartame.

Los peligros del flúor y las excitotoxinas

____________________________________________________

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de

su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.

 

Compartir
_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.