Inicio Cultura NUESTRA TERCERA RAÍZ – La cultura Islamo-árabe

NUESTRA TERCERA RAÍZ – La cultura Islamo-árabe

Reflexiones de la cultura Islamo-Árabe en América Latina

231
Compartir

Por Jorge Nuño Jiménez*

La Voz del Árabe (LVÁ) – Cd. de México, enero 23 del 2017 – El arte de la cultura árabe que conquisto España es evidente. Dejó su marca indeleble. Alhambra – lo más bello que he visto es monumento eterno a una relación amorosa entre dos pueblos unidos por una misma pasión – oceánica en ocasiones- la cultura.

Amor turbulento de amantes con rupturas y reencuentros entre Emires, Califas, Almorávides y sus padres cristianos, reyes, duques, caballeros. Compartieron la dulzura del azúcar que se trasladó a los nombres y a la lengua. Moros y cristianos aspiraron alhelíes y reposaron sus cabezas en las mismas almohadas. Los Omeyas hicieron de el al-Andaluz una provincia, con capital en Marrakech, donde destaco Ibn Baqi y el ciego de Tudela, exponentes de una poesía de honda intimidad. Gracias a ellos se han conservado las célebres jarchas en las que fue maestro Ibn Quzman. Floreció ahí dos de las importantes figuras de la poesía andalusí: Ibn Hafaga de Alcira y su sobrino Ibnal-Zaqqaq, que son – como Gongora en las letras españolas – la cima extrema de la poesía neoclásica que tras ellos solo puede repetirse o declinar.

También el norte de África tuvo inicio la potencia religiosa y militar de los almohades quienes después de apoderarse de Marruecos conquistaron al-Andalus. Con ellos alcanzan de nuevo las letras un gran desarrollo destacado tres figuras importantes: Ibn Tufayl de Gaudix,, autor del Viviente hijo Vigilante, conocido en la Edad Media como Philosophus autodidactus: Ibn Rusd llamado Averroes por los escolásticos, gran filósofo, comentador por excelencia de Aristoteles. Ib al-Arabi de Murcia principal figura del sufismo en España. La poesía alcanzo de nuevo gran calidad.

El reino de Granada fue el largo ejemplo tanto del esplendor como la agonía andalusí. Castilla comandada por Santiago vuelve extranjeros -extraños- a sus amores y a sus amigos. También expulsa a los judíos. Por razones políticas necesita unificar a la población; -todos cristianos – . El territorio: desaparece las juderías y morerías- e impone una sola lengua: la castellana. En 1492 el sevillano Antonio de Nebrija publica su gramática. “compañera del imperio.” Con ella seguida de Santiago llevaran su amor negado, nunca olvidado, al “Nuevo Mundo”, a nuestro valiente mundo nuevo, como lo llamo Carlos Fuentes.

El efecto perdura hasta hoy en una dulce palabra que es ante todo esperanza: Ojala. El poeta cubano Pablo Milanés se valió de esas tres silabas para escribir:

Ojala se te acabe la mirada constante

La palabra precisa

La sonrisa perfecta

Ojala que no pueda tocarte ni en canciones

Ese amor que nunca ha cortado sus lazos afectivos, perdura aureolado en América como magistralmente lo demostró Ikram Antaki, abundan las estrellas ochavadas y la final sensibilidad de sus versos. Llegaron con los señores de la guerra extremeños en su mayoría, que fueron al mismo tiempo empresarios. La conquista de América fue una empresa de particulares ya antes el portugués –pero al fin y al cabo peninsular, Vasco de Gama, conto con el más grande de los pilotos árabes Ahmed Ibn Majid.

Los soldados-empresarios, estuvieron todos al servicio de la corona. Lo mismo trajeron alcaldes –vueltos Mayores en los pueblos indios- que albercas así como todo su entramado jurídico. No podían olvidar los almacenes ni las arrobas; tampoco a los albañiles y los oficios netamente urbanos.

La virgen de Guadalupe, o Tonantzin, la madre india, es una expresión de una misma fe en diferentes mentalidades. Virgen nacional, identidad mestiza. La conocemos y reconocemos sostenida por una luna creciente y entre nopales.

América Latina fue eslabonada al mudéjar, por los andaluces que tendieron el puente sin dejar por ello de amar a España. Contacto entre la cristiandad, el Islam y un mundo indígena todavía poco comprendido. Similitudes y diferencias que explican lo que tenemos de único irrepetible en América Latina, espacio histórico y grafico donde la actividad intelectual está vinculada al compromiso de todo orden. Social, político, económico y cultural.

El gran escritor cubano Alejo Carpentier lo defino como América: compromiso inevitable. Donde confluyen la historia y la magia. Lo real-maravilloso. Espacio no cuantificable en el tiempo euro centrista, Cortes llego en el año Ce Acatl uno caña, no en 1519. Sus ejércitos hispano-indios tomaron a la Gran Tenochtitlan –ciudad isla-, construcción de lo firme sobre lo inestable, espacio onírico. Carpentier trazo la ruta cultural del continente a través de las Voluntades de Testimonio, comenzando por el “soldado inspirado” como llamo al historiador Bernal Díaz del Castillo Cronista de la Conquista de Nueva España, epopeya definitoria de México- Tenochtitlan y sus pobladores.

Según los Comentarios Reales, del Inca Gacilasco de la Vega, erudito cuzqueño, mestizo, evocador de la grandeza del otro gran polo cultural, El Peru; la tierra del Atahualpa, Señor de los Cuatro Puntos Cardinales, lugar donde Francisco de Pizarro murió a consecuencia del golpe de una garrafa de barro de Guadalajara; no de una estocada de Martin de Bilbao como consigno Francisco de Xerez en su Verdadera Relación de la Conquista Del Perú y Provincia de Cuzco, llamada Nueva Castilla.

Las Voluntades de testimonio se vieron continuadas tres siglos después con la aparición del escritor y político argentino Faustino Sarmiento, Dualidad del continente: cultura y política. Su Facundo es la culminación de una constante entre la civilización o la barbarie. Ensayo sociológico y crónica histórica. Continuada por José Julián Martí, América Latina hecha palabra, amante del pueblo, predicador de la guerra sin odio visionario de los peligros del imperialismo formulo un verdadero ideario democrático, antirracista y antiesclavista: (como en el Islam) .Dicen sus Versos Sencillos:

Yo sé de un pesar profundo

Entre las penas sin nombre

La esclavitud de los hombres

Es la gran pena Mundo

Creador de un lenguaje de la dimensión americana. Prosa al servicio del mejoramiento de la sociedad y el hombre. Poeta e independentista cubano fundamento de la conciencia americanista.

Tierra de pueblos combatientes, en eso nos parecemos (Marruecos no cedió ante los Otomanos). Al continente americano hay que amarlo, tratar de complacerlo, tratar de hablarle, hablarle de él, mostrarlo, mostrar los errores, las grandezas y las miserias, hablar del más y más. América esta hoy inserta en el proceso mundial de globalización, no se niega a la integración pero conserva su identidad propia. Lucha con la única arma que se dispone: su gran cultura. Busca entre y con sus iguales, el intercambio de experiencias y todos aquellos elementos que le permitan continuar su desarrollo. Así los individuos lo mismo que las sociedades se les explica no por sus similitudes, sino justamente por sus diferencias.

Volvamos al intercambio más rico, el cultural entendiendo como dialéctica de diferenciación y fusión. De nuestras fuertes culturas, estoy seguro, habrá de provenir el único futuro posible: Las sociedades incluyentes y plurales. En México seguimos esperándolos para beber juntos un té de menta.

 

*Jorge Nuño Jiménez es Director General del Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo AC. (Organización consultiva de la ONU)

Compartir
_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.