Inicio Noticias LEGALIZAR LA ILEGALIDAD

LEGALIZAR LA ILEGALIDAD

La legislación consagra en ley el robo de tierras palestinas y muchos líderes israelíes se oponen a ella

583
Compartir

Por Nouhad Mahmoud

La Voz del Árabe (LVÁ) – Cd. de México, febrero 13 del 2017 – El Universal – El pasado lunes 5 de febrero, el Parlamento israelí aprobó una controversial ley que pretende legalizar retroactivamente miles de puestos de avanzada de Cisjordania, construidos ilegalmente en tierras privadas palestinas, un paso que se espera desencadene indignación local e internacional. La ley contenciosa fue aprobada por una mayoría de 60 diputados contra 52, en la tercera lectura del texto. Netanyahu anunció que “actualizó” a Washing- ton y que está listo para seguir adelante con la ley.

Desde la adhesión del presidente Trump el 20 de enero, el gobierno israelí se sintió envalentonado por el presidente más simpático, para dar luz verde a la construcción de 6 mil nuevas viviendas en Cisjordania. La nueva ley llegó a satisfacer a los colonos que estaban enojados después de la evacuación y demolición la semana pasada del puesto avanzado de Amona bajo extensos medios de comunicación. Se legalizan unas 4 mil viviendas construidas en propiedades privadas palestinas, lo que significa la expropiación de 800 hectáreas. Según el movimiento israelí, Peace Now “autorizados”, en Cisjordania hay entre 2.5 millones de palestinos. Otros 200 mil colonos viven en Jerusalén Oriental, donde 300 mil palestinos permanecen en su antigua ciudad.

Reflejando la opinión y el estado de ánimo de la derecha israelí y sus representantes, el ministro de gabinete Ofir Akunis dijo durante las deliberaciones: “Estamos votando esta noche por nuestra derecha a la tierra, estamos votando sobre la conexión entre el pueblo judío y su tierra. Toda la tierra es nuestra. Todo de ella”.

La legislación consagra en ley el robo de tierras palestinas y muchos líderes israelíes se oponen a ella, y se espera que sea impugnada en la Corte Suprema de Israel. Entre los elementos problemáticos de la nueva ley está el hecho de que Cisjordania no es un territorio soberano israelí, y que los palestinos que viven ahí no son ciudadanos y no tienen derecho a votar por el gobierno que les impuso la ley. El procurador general de Israel, Avichai Mandelbilt, ha descrito la ley como inconstitucional y una violación al derecho internacional, puesto que permite la expropiación de tierras privadas en áreas que Israel tomó en la guerra de 1967. El líder de oposición Isaac Hertzog, de la Unión Sionista, dijo que una bandera negra colgaba sobre la ley insana que amenazaba con destruir la democracia israelí.

Esta nueva iniciativa israelí es también una reacción contra la resolución 2,334 (2016) del Consejo de Seguridad de la ONU, votada el 23 de diciembre por 14 miembros y la abstención de Estados Unidos por primera vez desde 1979. El enviado de las Naciones Unidas a Medio Oriente, Nicolay Mladenov, expresó su preocupación por la nueva ley que facilitará el uso futuro de la tierra palestina para construir más asentamientos israelíes y “tendrá consecuencias legales de largo alcance para Israel y disminuirá en gran medida las perspectivas de paz árabe-israelí”.

No hubo una reacción inmediata de Estados Unidos, pero la Casa Blanca declaró la semana pasada: “Si bien no creemos que la existencia de asentamientos sea un impedimento para la paz, la construcción de nuevos asentamientos o la expansión de los existentes, más allá de sus fronteras actuales, no puede ayudar a alcanzar ese objetivo”.

Una posición suave que fue bienvenida por el campo de Netanyahu, porque la mayoría de los países consideran los asentamientos ilegales y un obstáculo para la paz, porque reducen y fragmentan el territorio que los palestinos quieren para un Estado viable en Cisjordania, Jerusalén Este y Gaza, que representan sólo 22% de la Palestina histórica. Los argumentos de Israel se basan en consideraciones bíblicas, históricas, políticas y de seguridad.

La presidencia palestina considera la nueva legislación como una “escalada que sólo conduciría a más inestabilidad y caos. Es inaceptable y denunciada. La comunidad internacional debe actuar inmediatamente y antes de que las cosas empeoren”. Yebril Rayoub, de Fatah, expresó su creencia de que la nueva ley debería ser tratada en la Corte Penal Internacional de La Haya. Hanan Ashrawi, de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), fue más expresiva: “La ley dio a los colonos luz verde para embarcarse en una toma de tierras. Benjamin Netanyahu y su gobierno de coalición extremista y racista están violando deliberadamente la ley y destruyendo el fundamento mismo de la solución de dos Estados y las posibilidades de paz y estabilidad”.

Es la primera vez que Israel aplica su ley civil en Cisjordania, y no sólo es sobre los individuos, sino también sobre la tierra reconocida como palestina. El líder de la oposición, Isaac Hertzog, considera que la nueva ley es una anexión pronunciada de partes de Cisjordania, que es la ideología expresada y la política de muchos ministros en el gobierno israelí de derecha, principalmente Naftaly Bennet, el ministro de educación. Hertzog piensa que “la ley mala” llevará a la inclusión de millones de palestinos en Israel y expondrá a oficiales y políticos israelíes a juicios en tribunales internacionales.

La derecha israelí siempre fue clara acerca de su rechazo de la solución de dos Estados. La nueva ley es otro paso de declaraciones claras y actos por el gobierno de Netanyahu en general. Todos los esfuerzos de la administración Obama y la dedicación de John Kerry para resolver el conflicto israelí-palestino fracasó debido a una clara voluntad israelí de continuar con su política agresiva, expansionista y opresiva contra los palestinos. A pesar de la animosidad sintonizada de los países árabes hacia Israel, Netanyahu y sus compañeros no aprovecharon el momento para tomar medidas genuinas para poner fin al largo conflicto. Será interesante ver la próxima reunión entre el primer ministro Netanyahu y el presidente estadounidense Trump, el 15 de febrero.

*El autor fue embajador de Líbano entre 1999 y 2011 – nouhad47@yahoo.com

 

 

Compartir
_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.