Inicio Noticias DISCURSO DE DONALD TRUMP EN ARABIA SAUDITA ANTE LÍDERES ISLÁMICOS – (+video)

DISCURSO DE DONALD TRUMP EN ARABIA SAUDITA ANTE LÍDERES ISLÁMICOS – (+video)

-Oramos porque esta reunión especial pueda algún día ser recordada como el comienzo de la paz en el Medio Oriente y tal vez, incluso en todo el mundo. -Volveremos a hacer historia con la apertura del nuevo centro mundial para combatir la ideología extremista que se encuentra aquí mismo en la parte central del mundo islámico.

495
Compartir
DISCURSO DE DONALD TRUMP EN ARABIA SAUDITA ENTE LÍDERES ISLÁMICOS
DISCURSO DE DONALD TRUMP EN ARABIA SAUDITA ENTE LÍDERES ISLÁMICOS

La trascendental reciente visita del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump al Reino de Arabia Saudita causó muchas alegrías, muchas dudas y sobre todo muchísimas preguntas, ¿por qué, cómo y para qué? Las respuestas llegan, unas rápido y otras tardarán más. Ya son aliados, ni se dude, amigos en el comercio y para lo que se pueda ofrecer, según el presidente Trump el Medio Oriente tiene ya que liberarse del terrorismo, de Daesh o ISIS, es lo mismo, dijo “sáquenlos de aquí”, dijo que todos tenían que luchar juntos para acabarlo, dijo nombres, entre ellos Hezbollah, los defensores de Líbano, los que presentan cuentas a Irán, de quienes tampoco habló muy bien el presidente. Los jerarcas islámicos, de varios países y los sauditas escuchando atentamente, Trump habló y prometió, hiso negocio con el país árabe, bien por todos, habrá empleos en ambos países, el norteamericano y el árabe, bien por ellos, pero ¿y el futuro para Medio Oriente? ¿Estará bien asegurado desde hoy…?

Han criticado el discurso, unos que fue positivo, otros que fue hipócrita,  al parecer sólo el tiempo nos dará la respuesta, pero es histórico por parte del rey Salman y el presidente Trump. Han comentado también que se quedó aún más vulnerable el Medio Oriente, que Palestina perderá todo de una vez, han comentado muchas cosas, ciertas y no tanto, verdades ocultas  y mucho más, esta gira, como se ha comentado aquí, ha dado muchos mensajes, el detalle es descifrarlos bien y a la de ya, las alianzas se dieron, se dan y el futuro aún queda incierto, cada vez más el mundo queda en manos de Estados Unidos, bendición o castigo, repito, el tiempo nos lo dirá… – Lm. Cobo

Aquí la versión estenográfica, completa, del discurso del presidente Donald Trump a  los líderes islámicos en Arabia Saudita:

Quiero agradecer al Rey Salman por sus extraordinarias palabras, y al magnífico Reino de Arabia Saudita por la celebración de la cumbre de hoy.

Tengo el honor de ser recibido por tan atentos anfitriones. Siempre he oído sobre el esplendor de su país y la amabilidad de sus ciudadanos, pero las palabras no hacen justicia a la grandeza de este extraordinario lugar y la hospitalidad increíble que nos han mostrado desde el momento en que llegamos. También fui hospedado en el preciado hogar del Rey Abdulaziz, el fundador del Reino que unió su gran pueblo. Trabajando junto a otro querido líder –El presidente estadounidense Franklin Roosevelt– el Rey Abdulaziz comenzó la alianza duradera entre nuestros dos países.

Rey Salman: tu padre estaría muy orgulloso de ver que sigues su legado y justo cuando se abrió el primer capítulo en nuestra alianza, hoy comenzará un nuevo capítulo que traerá beneficios duraderos a nuestros ciudadanos. Permítanme también expresar mi agradecimiento profundo y sincero a todos y cada uno de los distinguidos jefes de Estado que hicieron este viaje aquí hoy. Nos honran enormemente con su presencia, y envío los cálidos saludos de mi país al suyo. Sé que nuestro tiempo juntos traerá muchas bendiciones tanto a su pueblo como el mío.

Me presento ante ustedes como representante del pueblo estadounidense, para entregar un mensaje de amistad y esperanza. Es por eso que he elegido para mi primera visita al exterior, un viaje al corazón del mundo musulmán, a la nación que sirve como custodio de los dos lugares más sagrados de la fe islámica.

En mi discurso inaugural al pueblo estadounidense, me comprometí a fortalecer las amistades más antiguas de América, y construir nuevas alianzas en la búsqueda de la paz. También prometí que Estados Unidos no tratará de imponer nuestro modo de vida a los demás, sino extender nuestras manos en el espíritu de cooperación y confianza. Nuestra visión es de paz, seguridad y prosperidad en esta región, y en el mundo.

Nuestro objetivo es una coalición de naciones que comparten el objetivo de acabar con el extremismo y hacer posible para nuestros hijos un futuro esperanzador que honre a Dios. Y así, ésta cumbre histórica y sin precedentes de líderes -único en la historia de las naciones- es un símbolo para el mundo de nuestra determinación compartida y el respeto mutuo.

A los líderes y ciudadanos de todos los países reunidos hoy aquí, quiero que sepan que Estados Unidos está dispuesto a formar lazos más estrechos de amistad, seguridad, cultura y comercio. Para los estadounidenses, este es un momento emocionante. Un nuevo espíritu de optimismo se extiende por nuestro país: en tan sólo unos meses, hemos creado casi un millón de nuevos puestos de trabajo, añadimos más de 3 billones de dólares de nuevo valor, levantado las cargas en la industria americana, e hicimos inversiones récord en nuestras fuerzas armadas que protegen la seguridad de nuestro pueblo y mejoran la seguridad de nuestros maravillosos amigos y aliados, muchos de los cuales están hoy aquí.

Ahora, hay incluso más noticias bendecidas que me complace compartir con ustedes. Mis encuentros con el Rey Salman, el Príncipe Heredero, y el adjunto del Príncipe Heredero, estuvieron llenos de gran calidez, buena voluntad y gran cooperación. Ayer, hemos firmado acuerdos históricos con el Reino que invertirá casi 400 mil millones en los dos países y creará miles de empleos en Estados Unidos y Arabia Saudita.

Este acuerdo incluye el anuncio de una compra de defensa de $ 110 billones financiada por Arabia Saudita, y nos aseguraremos de ayudar a nuestros amigos saudíes a conseguir una buena oferta de nuestras grandes empresas de defensa estadounidenses. Este acuerdo ayudará a los militares de Arabia a tomar un papel más importante en las operaciones de seguridad.

También hemos iniciado conversaciones con muchos de los países presentes ahora sobre el fortalecimiento de las alianzas, y formar otras nuevas, para avanzar en la seguridad y la estabilidad en el Oriente Medio y más allá. El día de hoy, volveremos a hacer historia con la apertura de un nuevo Centro Global de Lucha contra la ideología extremista  situada justo aquí, en esta parte central del mundo islámico.

Este nuevo centro innovador representa una declaración clara de que los países de mayoría musulmana deben tomar la iniciativa en la lucha contra la radicalización, y quiero expresar nuestro agradecimiento al Rey Salman por esta demostración clara de liderazgo.

Estados Unidos es una nación soberana y nuestra principal prioridad es siempre la seguridad y la seguridad de nuestros ciudadanos. No estamos aquí para dar una conferencia, no estamos aquí para decir a las personas cómo vivir, qué hacer, que ser, o cómo orar. En cambio, estamos aquí para ofrecer alianza basada en intereses y valores compartidos para perseguir un futuro mejor para todos nosotros.

Aquí, en esta cumbre discutiremos muchos intereses que compartimos juntos. Pero, sobre todo, debemos estar unidos en la búsqueda de un objetivo que va más allá de cualquier otra consideración. Ese objetivo es satisfacer la gran e histórica conquista del extremismo y vencer a las fuerzas del terrorismo. Los niños y jóvenes musulmanes deben ser capaces de crecer sin miedo, a salvo de la violencia, e inocentes del odio. Y los jóvenes varones y mujeres musulmanes deben tener la oportunidad de construir una nueva era de prosperidad para ellos y sus pueblos.

Con la ayuda de Dios, esta cumbre marcará el principio del fin para los que practican el terror y propagan su credo vil. Al mismo tiempo, oramos porque esta reunión especial pueda algún día ser recordada como el comienzo de la paz en el Oriente Medio y tal vez, incluso en todo el mundo.

Pero este futuro sólo puede lograrse a través de derrotar el terrorismo y la ideología que lo impulsa. Pocas naciones se han librado de su alcance violento. Estados Unidos ha sufrido repetidos ataques brutales desde las atrocidades del 11 de septiembre a la devastación del bombardeo de Boston, a las matanzas horribles en San Bernardino y Orlando. Las naciones de Europa también han sufrido el horror indecible. También lo han hecho las naciones de África e incluso América del Sur. India, Rusia, China y Australia han sido víctimas.

Sin embargo, en números absolutos, la cifra más mortífera ha sido impuesta a las personas inocentes de los países árabes, musulmanes y de Medio Oriente. Ellos han llevado la peor parte de los asesinatos, y lo peor de la destrucción en esta ola de violencia fanática. Algunas estimaciones afirman que más del 95 por ciento de las víctimas del terrorismo son en sí mismo musulmanes. Ahora nos enfrentamos a una catástrofe humanitaria y de seguridad en esta región, que se está extendiendo por todo el planeta. Es una tragedia de proporciones épicas. No hay una descripción del sufrimiento y la depravación que pueda empezar a capturar su plena medida.

La cifra real de ISIS, Al Qaeda, Hezbollah, Hamas y tantos otros, se debe contar no sólo en el número de muertos. También se contará en generaciones de sueños desvanecidos. El Medio Oriente es rico en belleza natural, culturas vibrantes y grandes cantidades de tesoros históricos. Debe ser cuánto más uno de los grandes centros mundiales de comercio y oportunidades. Esta región no debe ser un lugar desde el que los refugiados huyen, sino a donde acudan.

Arabia Saudí es el hogar de los sitios más sagrados en una de las grandes religiones del mundo. Cada año millones de musulmanes vienen de todo el mundo a Arabia Saudita para participar en el Hajj. Además de las maravillas antiguas, este país es también el hogar de lo moderno, incluyendo altísimos logros en la arquitectura.

Egipto fue un próspero centro de aprendizaje y logros, miles de años antes que otras partes del mundo. Las maravillas de Guiza, Luxor y Alejandría son orgullosos monumentos a la herencia ancestral. En todo el mundo, la gente sueña con caminar a través de las ruinas de Petra en Jordania. Irak fue la cuna de la civilización y es una tierra de belleza natural. Y los Emiratos Árabes Unidos han llegado a alturas increíbles con vidrio y acero, y ha convertido la tierra y el agua en obras de arte espectaculares.

Toda la región está en el centro de los principales carriles navieros, el canal de Suez, el Mar Rojo, y el estrecho de Ormuz. El potencial de esta región nunca ha sido mayor. 65 por ciento de su población es menor de 30. Que al igual que todos los hombres y mujeres jóvenes, buscan un gran futuro para construir grandes proyectos nacionales, para unirse, y un lugar para que sus familias llamen hogar.

Pero este potencial sin explotar, este tremendo motivo de optimismo, se mantiene a raya por el derramamiento de sangre y terror. No puede haber coexistencia con esta violencia. No tiene por qué ser tolerada, ni aceptada, ni evadida, ni ignorada. Cada vez que un terrorista asesina a una persona inocente e invoca falsamente el nombre de Dios, debe ser un insulto para todas las personas de fe. Los terroristas no adoran a Dios, ellos adoran a la muerte.

Si no se actúa contra este terror organizado, entonces sabemos qué pasará. La devastación del terrorismo a la vida continuará extendiéndose. Sociedades pacíficas serán envueltas por la violencia. Y el futuro de muchas generaciones será lamentablemente malgastado. Si no nos mantenemos de pie para condenar de forma unánime esta matanza, entonces no sólo seremos juzgados por nuestros pueblos, no sólo seremos juzgados por la historia, seremos juzgados por Dios. Esta no es una batalla entre diferentes religiones, sectas diferentes, o diferentes civilizaciones. Esta es una batalla entre bárbaros criminales que tratan de destruir la vida humana, y la gente decente de todas las religiones que tratan de protegerla. Esta es una batalla entre el Bien y el Mal.

Cuando vemos las escenas de destrucción en la estela de terror, no vemos signos de que los asesinados eran judíos o cristianos, chiíes o suníes. Cuando miramos los ríos de sangre inocente empapando el suelo añejo, no podemos ver la fe o secta o tribu de las víctimas, sólo vemos que eran hijos de Dios cuyas muertes son un insulto a todo lo que es santo.

Pero sólo podemos superar este mal si las fuerzas del bien están unidas y fuertes y si todos en esta sala hacen su parte justa y cumplen con su parte de la carga. El terrorismo se ha extendido por todo el mundo. Pero el camino hacia la paz empieza aquí, en esta tierra antigua, en esta tierra sagrada.

América está dispuesta a mantenerse de pie con ustedes  en la búsqueda de intereses comunes y de seguridad común.

Pero las naciones del Medio Oriente no pueden esperar a que el poder estadounidense aplaste a este enemigo por ellos. Las naciones del Medio Oriente tendrán que decidir qué tipo de futuro desean para sí mismos, para sus países y para sus hijos.

Es una elección entre dos futuros y es una elección que Estados Unidos no puede tomar por ustedes.

Un futuro mejor es posible sólo si sus naciones expulsan a los terroristas y extremistas.

Expúlsenlos de sus lugares de culto. Expúlsenlos de sus comunidades. Expúlsenlos de su tierra santa, y… Expúlsenlos de esta tierra. Por nuestra parte, Estados Unidos está comprometido a ajustar nuestras estrategias para cumplir con las nuevas amenazas y nuevos hechos. Vamos a descartar aquellas estrategias que no han funcionado y se aplicarán nuevos enfoques puestos al corriente por la experiencia y el juicio. Estamos adoptando un principio de realismo, enraizado en valores comunes e intereses compartidos.

Nuestros amigos nunca cuestionarán nuestro apoyo y nuestros enemigos nunca dudarán de nuestra determinación. Nuestras alianzas progresarán en seguridad a través de la estabilidad, no a través de la interrupción radical. Vamos a tomar decisiones basadas en los resultados del mundo real, no de la inflexible ideología. Nos guiaremos por las lecciones de la experiencia, no por las limitaciones del pensamiento rígido. Y, siempre que sea posible, buscaremos reformas graduales y no intervención repentina. Hay que buscar socios, no la perfección, y hacer aliados de todos los que comparten nuestros objetivos. Por encima de todo, Estados Unidos busca la paz y no la guerra.

Las naciones musulmanas deben estar dispuestas a asumir la carga, si vamos a derrotar el terrorismo y enviar su ideología malvada al olvido. La primera tarea en este esfuerzo conjunto es que sus naciones nieguen todo el territorio a los soldados de infantería del mal. Todos los países de la región tienen un deber absoluto para asegurar que los terroristas no encuentren refugio en su suelo.

Muchos ya están haciendo importantes contribuciones a la seguridad regional: pilotos jordanos son socios cruciales contra ISIS en Siria e Irak. Arabia Saudita y una coalición regional han tomado medidas fuertes contra los militantes Houthi en Yemen. El ejército libanés caza agentes de ISIS que tratan de infiltrarse en su territorio. Las tropas de los Emiratos están apoyando a nuestros socios afganos. En Mosul, soldados estadounidenses están apoyando a kurdos, sunitas y chiitas que luchan juntos por su tierra natal. Qatar, que alberga al Comando Central de Estados Unidos, es un socio estratégico fundamental. Nuestra larga asociación con Kuwait y Bahréin continúa mejorando la seguridad en la región. Y valientes soldados afganos están haciendo enormes sacrificios en la lucha contra los talibanes y otros, en la lucha por su país.

A medida que se niega a las organizaciones terroristas el control del territorio y las poblaciones, también hay que despojarlos de su acceso a los fondos. Debemos cortar los canales financieros que permiten a ISIS vender el petróleo, pagar a sus extremistas combatientes, y ayudar a los terroristas en sus esfuerzos por el contrabando.

Estoy orgulloso de anunciar que las naciones aquí hoy firmarán un acuerdo para impedir la financiación del terrorismo, llamado “Terrorist Financing Targeting Center” presidido por los Estados Unidos y Arabia Saudita, junto con los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo. Es otro paso histórico en un día que será recordado por mucho tiempo.

También aplaudo al Consejo de Cooperación del Golfo por a los patrocinadores el uso de sus países como una base financiera para el terror, y por designar a Hezbollah como una organización terrorista el año pasado. Arabia Saudita también se unió a nosotros esta semana en la colocación de sanciones a uno de los más altos dirigentes de Hezbollah. Por supuesto, todavía hay mucho trabajo por hacer.

Eso quiere decir, enfrentar con honestidad la crisis del extremismo islamista y los grupos terroristas islamistas que inspira. Y eso significa estar unidos contra el asesinato de musulmanes inocentes, la opresión a las mujeres, la persecución a los judíos, y la masacre de cristianos. Los líderes religiosos deben dejar esto absolutamente claro: La barbarie no le entregará ninguna gloria, la piedad al mal no le brinda ninguna dignidad. Si elige el camino del terror, su vida estará vacía, su vida será breve, y su alma será condenada.

Y los líderes políticos deben hablar para afirmar la misma idea: los héroes no matan a inocentes; las salvan. Muchas naciones aquí presentes han dado pasos importantes para levantar ese mensaje. La visión de Arabia Saudita para 2030 es una declaración importante y alentadora de la tolerancia, el respeto, la autonomía de la mujer, y el desarrollo económico.

Los Emiratos Árabes Unidos también han participado en la batalla por los corazones y las almas y, junto con los EEUU, puesto en marcha un centro para contrarrestar la propagación del odio en la Internet. Bahréin también está trabajando para socavar el reclutamiento y el radicalismo.

También aplaudo a Jordania, Turquía y el Líbano por su papel en la acogida de refugiados. La oleada de inmigrantes y refugiados que salen del Medio Oriente agota el capital humano necesario para construir sociedades estables y economías. En lugar de privar a esta región de tanto potencial humano, los países de Medio Oriente pueden dar a los jóvenes la esperanza de un futuro mejor en sus países de origen y regiones.

Esto significa promover las aspiraciones y los sueños de todos los ciudadanos que buscan una mejor vida incluyendo mujeres, niños y los seguidores de todas las religiones. Numerosos estudiosos árabes e islámicos han argumentado elocuentemente que la protección de la igualdad fortalece a las comunidades árabes y musulmanas.

Durante muchos siglos, el Medio Oriente ha sido el hogar de los cristianos, los musulmanes y los judíos, viviendo lado a lado. Debemos practicar la tolerancia y el respeto por el otro, una vez más, y hacer de esta región un lugar donde cada hombre y mujer, sin importar su religión u origen étnico, pueda disfrutar de una vida de dignidad y esperanza.

En ese espíritu, después de concluir mi visita en Riad, voy a viajar a Jerusalén y Belén, y luego al Vaticano, visitaré muchos de los lugares más sagrados de las tres religiones abrahámicas*. Si estas tres religiones pueden unirse en la cooperación, la paz en este mundo es posible como la paz entre israelíes y palestinos. Me reuniré tanto con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y como con el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas. Los hambrientos terroristas de su territorio, su financiación, y el falso atractivo de su cobarde ideología, serán el tema base para derrotarlos.

Pero ninguna discusión para acabar con esta amenaza sería completa sin mencionar al Gobierno que da a los terroristas tres cosas: refugio seguro, respaldo financiero y la posición social necesaria para el reclutamiento. Es un régimen que es responsable de gran inestabilidad en la región. Estoy hablando, por supuesto, de Irán.

Desde el Líbano a Irak a Yemen, Irán financia, arma y entrena terroristas, milicias y otros grupos extremistas que propagan la destrucción y el caos en toda la región. Durante décadas, Irán ha alimentado los fuegos del conflicto sectario y el terror. Es un gobierno que habla abiertamente de asesinato en masa y que prometió la destrucción de Israel, muerte a América, y la ruina para muchos líderes y las naciones presentes en esta sala.

Entre las intervenciones más trágicas y desestabilizadoras de Irán está Siria. Reforzado por Irán, Assad ha cometido crímenes innombrables, y Estados Unidos ha tomado medidas enérgicas en respuesta al uso de armas químicas prohibidas por el régimen de Assad  lanzando 59 misiles Tomahawk a la base aérea de Siria desde donde se originó el ataque criminal.

Las naciones responsables deben trabajar juntas para poner fin a la crisis humanitaria en Siria, la erradicación de ISIS y restaurar la estabilidad en la región. Las víctimas del régimen iraní que llevan más tiempo sufriendo son su propio pueblo. Irán tiene una rica historia y cultura, pero el pueblo de Irán ha sufrido opresión y la desesperación bajo la búsqueda desenfrenada de sus líderes de los conflictos y el terror.

Hasta que el régimen iraní esté dispuesto a ser un socio para la paz, todas las naciones de conciencia deben trabajar juntas para aislar a Irán, negarle los fondos para el terrorismo y orar por el día en que el pueblo iraní tenga el gobierno justo y recto que merecen. Las decisiones que tomemos afectarán incontables vidas.

Rey Salman, gracias por la creación de este gran momento en la historia, y por su gran inversión en América, su industria y sus empleos. También le agradezco por invertir en el futuro de esta parte del mundo. Esta región fértil tiene todos los ingredientes para el éxito extraordinario, una rica historia y cultura, un pueblo joven y vibrante, un pujante espíritu empresarial. Pero sólo se puede desbloquear este futuro si los ciudadanos de Medio Oriente  son liberados del extremismo, el terrorismo y la violencia.

Nosotros en esta sala somos los líderes de nuestros pueblos. Ellos nos miran a nosotros en busca de respuestas y acción. Y cuando miramos sus rostros, detrás de cada par de ojos hay un alma que anhela justicia. Hoy en día miles de rostros están ahora mirándonos a nosotros, esperando por nosotros para actuar en la gran cuestión de nuestro tiempo.

¿Seremos indiferentes en presencia del mal? ¿Protegeremos a nuestros ciudadanos de su ideología violenta? ¿Dejaremos que su veneno se extienda a través de nuestras sociedades? ¿Dejaremos que se destruyan los sitios más sagrados de la tierra? Si no enfrentamos este terror mortal, sabemos lo que traerá el futuro, más sufrimiento y desesperación. Pero si actuamos, si dejamos esta magnífica sala unidos y decididos a hacer lo necesario para destruir el terror que amenaza al mundo, entonces no hay límite para el gran futuro de nuestros ciudadanos. La cuna de la civilización está a la espera de comenzar un nuevo renacimiento. Imagínese lo que mañana podría traer.

Gloriosas maravillas de la ciencia, el arte, la medicina y el comercio para inspirar a la humanidad. Las grandes ciudades construidas sobre las ruinas de las ciudades destrozadas. Nuevos puestos de trabajo e industrias que levantará a millones de personas. Padres que ya no teman por sus hijos, familias que ya no lloren por sus seres queridos, y los fieles adorando sin temor.

Estas son las bendiciones de la prosperidad y la paz. Estos son los deseos que arden con una llama justa en cada corazón humano. Y estas son las justas demandas de nuestros queridos pueblos. Les pido que se unan a mí, unámonos, trabajemos juntos y luchemos juntos, porque unidos no fracasaremos.

Gracias. Dios les bendiga. Dios bendiga a vuestros países y Dios bendiga a los Estados Unidos de América.

*Religiones abrahámicas son las fes monoteístas que reconocen una tradición espiritual identificada con Abraham. El término es usado principalmente para referirse colectivamente al cristianismo, judaísmo y el islam, a las que suman en ocasiones otras como el bahaísmo, los samaritanos, los mandeos y los drusos.

VIDEO – Discurso de Trump a líderes islámicos

La Voz del Árabe (LVÁ) – Noticias – mayo 23 del 2017

_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.