Inicio Noticias ¿POR QUÉ SEIS PAÍSES ROMPIERON RELACIONES CON QATAR?

¿POR QUÉ SEIS PAÍSES ROMPIERON RELACIONES CON QATAR?

Nuevos países se sumaron al boicot diplomático de Qatar, después de que Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein rompieran las relaciones con el país el pasado lunes…

1350
Compartir
Tamim bin Hamad Al Thanii
Tamim bin Hamad Al Thani

Por: Abdullah Al-Kahwagi

Nuevamente de vuelta, regresando de un viaje ahora nos encontramos con este gran problema en el Levante, o Medio Oriente. A escasas dos semanas de la visita del Presidente Trump a Riad capital de Arabia Saudita, se produce este problema que es más bien un nuevo choque entre países hermanos del Mundo Árabe, se cortan relaciones diplomáticas con Qatar, un pequeño país del Golfo Arábigo millonario con mucho gas, ¿será casualidad? No lo creo por nada, fue un pacto, quizá un pretexto, ¿se necesitaba que alguien pagara por todos? Este será el país que pagará el precio por financiar a Daesh y muchas otras cosas, por ser amigo de Irán, que no es nada positivo para varios en la región, al contrario, este será un gran choque otra vez entre los países árabes que por una o por otra razón no los dejan en paz.

Ya Alemania, Estados Unidos, Rusia y Turquía han elevado su voz para que “la paz  y tranquilidad regrese”, para que este daño no se haga más grande, ¿cómo es que quienes provocan la ruptura luego quieren arreglarlo? ¿Qué hay de por medio? Es increíble ver como los países poderosos castigan al mundo del Medio Oriente, el caso es que nunca dejan en paz a la región. Si todos los países árabes se unieran ¿qué pasaría con los que hoy los desunen? En fin, las cosas no pintan bien, aquí mejor explicado por el diario El Espectador no pudo haber estado, les dejo la nota desde algún lugar de América con mis saludos…

EL ESPECTADOR – Las razones que crean esta grave crisis diplomática en Oriente Medio van desde financiación del terrorismo, hasta la tibieza con Irán.

Arabia Saudita y varios países aliados rompieron relaciones diplomáticas con Qatar, luego de días de una fuerte tensión. Desde el 20 de mayo, Qatar se queja de una campaña “falaz” en la que se acusa al país de “apoyo” al terrorismo, antes de una visita del presidente estadounidense Donald Trump a Arabia Saudita, en la que éste pidió una coalición frente al yihadismo.

Justo dos semanas después, este país (principal aliado de EEUU en la región) emite un comunicado diciendo que rompen relaciones por su presunto “apoyo al terrorismo”, que habría hecho peligrar la seguridad y estabilidad interna de los países árabes. A la decisión se sumaron Bahréin, Emiratos Árabes, Egipto y Yemen.

¿Qué más implica la ruptura de relaciones?: Los países también tomaron medidas como el cierre de los espacios aéreos y de los accesos terrestres y marítimos. También les prohibieron viajar a Qatar a sus ciudadanos y vetaron la entrada de qataríes a sus territorios. Como consecuencia de ello, Egipto y seis aerolíneas del golfo Arábigo suspendieron sus vuelos hacia Doha, y la compañía Qatar Airways se verá obligada a alargar sus numerosas rutas hacia Europa y América debido al cierre del espacio aéreo saudí.  Pocos ciudadanos de Qatar viven y trabajan en países vecinos, pero el cierre del único acceso terrestre al emirato, a través de Arabia Saudita afectará a las importaciones de bienes de consumo, entre ellos los productos alimentarios.

La Bolsa de Doha cerró el lunes en baja de 7,58%, y los habitantes de la capital llenaron los supermercados para hacer acopio de alimentos. La leche, el arroz y el pollo desaparecieron rápidamente de los estantes. Para intentar tranquilizar a los ciudadanos, el Gobierno dijo tomar “todas las medidas necesarias para acabar con los intentos de perjudicar a [su] población y [su] economía”.

Qatar y el terrorismo: Desde la emergencia de Qatar en los escenarios regional e internacional a fines de los años 90, el rico emirato gasífero, aliado de Estados Unidos, ha alentado el desarrollo de movimientos islamistas, que apoyó directa o indirectamente en los países donde tuvo lugar la Primavera árabe.

Qatar es considerado uno de los principales financiadores de los Hermanos Musulmanes en Egipto y de grupos afines a esta cofradía en los países vecinos, en especial Siria, Libia y Túnez. Qatar fue uno de los principales apoyos del ex-presidente islamista egipcio Mohamed Mursi, miembro de los Hermanos Musulmanes, derrocado en 2013. Qatar acoge a dirigentes de primer plano de los Hermanos Musulmanes, cofradía calificada de “terrorista” por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, como es el caso de Yusef al Qaradaui, considerado uno de sus jefes espirituales.

El ex-dirigente del movimiento islamista Hamas palestino, Jaled Mechaal, también se encuentra en Qatar. Además, los talibanes afganos tienen allí una oficina.

Financiar al yihadismo: Qatar es acusado regularmente de cierto laxismo en la lucha contra la financiación a través de fondos privados de organizaciones “terroristas”, acusaciones que rechaza con firmeza.

En 2010, una nota diplomática estadounidense, revelada por Wikileaks, calificó a Qatar como el “peor en la región” en lo referente a la cooperación con Washington para cortar la financiación de grupos extremistas. Tras el atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo, en París en enero de 2015, varios responsables políticos franceses acusaron a Qatar de complicidad.

Nuevas sospechas llegaron esta vez de Estados Unidos en 2016: un alto responsable del Tesoro estadounidense afirmó que Qatar “carece aún de voluntad política necesaria y de la capacidad para aplicar sus leyes contra la financiación de organizaciones terroristas”. Sin embargo, días más tarde Estados Unidos elogió sus “esfuerzos positivos” para cortar la financiación a yihadistas y luchar contra el grupo Daesh o ISIS de 2016.

Al Jazeera: Las autoridades sauditas anunciaron, de hecho, el cierre de las oficinas de Al Jazeera en Riad y retiró su licencia a la cadena que, en su opinión, “alienta a los grupos terroristas”. Al Jazeera, cadena nacional qatarí y una de las grandes televisiones internacionales en la región, ha sido expulsada de Egipto tras su cobertura de la asonada militar contra los islamistas y muchos de sus periodistas detenidos. Periodistas de Al Jazeera se han enfrentado a cargos desde traición a espionaje. Al Jazeera era precisamente uno de los vehículos utilizados por Qatar para expandir su influencia geopolítica en la región, donde el pequeño reino del Golfo intentaba convertirse en pieza clave en el convulso tablero de Oriente Medio. Las aspiraciones qataríes habrían caído mal a Riad, que aspiraba entonces a ser el principal actor árabe frente a Irán y Turquía.

Yemen: Además, Qatar quedó expulsado de la coalición militar árabe que lucha en Yemen contra los rebeldes chiitas proiraníes. Según Riad, Qatar estaría asistiendo a los rebeldes hutíes, apoyados precisamente por Irán. Tras el anuncio de ruptura de lazos diplomáticos de los cuatro países árabes, el Gobierno oficial yemení se ha unido al boicot, aduciendo que ha quedado claro su trato de favor con “las milicias golpistas” hutíes.

Libia: En el país norteafricano, antes “reino” del dictador Muamar Gadafi, Qatar y Emiratos Árabes Unidos han establecido su particular enfrentamiento geopolítico. Emiratos Árabes, junto a Rusia y Egipto, apoya al gobierno en el este del país, Tobruk, pero especialmente al general Khalifa Haftar frente al gobierno islamista en Trípoli, apoyado por Qatar.

Irán: Tras la cancelación de las sanciones contra Irán por Estados Unidos, Arabia Saudita vio amenazado su poderío como principal potencia regional. Militarmente, política y económicamente. Irán podría rivalizar como exportador de petróleo, dicen algunos. Como cabeza regional suní, Arabia Saudita está intentando eliminar cualquier posición que pueda debilitar el eje suní contra la influencia iraní en Medio Oriente.

Qatar, sin embargo, se ha mostrado más ambiguo en su rechazo a Irán de lo que la monarquía saudita esperaría. La crisis diplomática estalló finalmente tras la filtración el mes pasado de unas supuestas declaraciones del emir qatarí, Tamim bin Hamad Al Thani, en las que criticaba la oposición frontal de los países del Golfo contra Irán. Qatar ha insistido en la falsedad de esas declaraciones, filtradas tras un «hackeo» a su agencia de noticias y parte de una «feroz campaña mediática» para aislar al pequeño reino.

Llamamientos al diálogo: Washington, aliado de Riad y de Qatar, tuvo una reacción comedida e invitó a los países del Golfo a permanecer “unidos”. Estados Unidos tiene una gran base aérea en Al Udeid, al suroeste de Doha, donde están estacionados 10.000 de sus soldados.

Turquía, país afín a Qatar, propuso su ayuda para solucionar la crisis diplomática, mientras que los ministros de Exteriores de Irán, Mohamed Javad Zarif, y Rusia, Serguei Lavrov, hablaron por separado con el canciller qatarí.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, mantuvieron una conversación telefónica y también apelaron al diálogo para “encontrar soluciones de compromiso”.

El emir de Kuwait, Sabah al Ahmad Al Sabah, cuyo país no se unió a la ruptura de las relaciones con Doha, recibió este lunes a un enviado del rey saudita Salman y llamó después al emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, para reclamarle moderación y pedirle que le diera “una oportunidad a los esfuerzos” para contener la crisis.

NUEVOS PAÍSES SE SUMAN A LA RUPTURA DE RELACIONES DIPLOMÁTICAS CON QATAR: Jordania, Mauritania y Senegal se encuentran entre los territorios que también ha adoptado medidas contra el Gobierno de Doha.

Nuevos países se sumaron en las últimas 48 horas al boicot diplomático de Qatar, después de que Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein rompieran las relaciones con el país el pasado lunes, mientras que la mediación de Kuwait para resolver la crisis aún no ha dado frutos tangibles.

Mauritania se sumó el pasado martes al juego y retirará a su embajador en Doha, mientras que Jordania anunció que va a reducir su representación diplomática en Qatar, en línea con las decisiones adoptadas por sus aliados árabes.

Asimismo, el Gobierno de Senegal anunció el pasado miércoles su decisión de llamar a consultas a su embajador en Qatar y mostró su solidaridad con los cuatro países que tomaron la iniciativa hace dos días.

A medida que nuevos Estados se unían al boicot, otros han expresado su preocupación por la escalada de la tensión en la zona del Golfo Arábigo, como Alemania.

Por su parte, Kuwait está intentando mediar en la disputa y el emir Sabah Ahmed al Sabah viajó el miércoles a Emiratos, después de haber acudido el martes a Arabia Saudita.

El mandatario busca un acercamiento entre los vecinos y miembros del Consejo de Cooperación del Golfo Arábigo, después de haber mediado entre ellos en 2014, cuando Arabia Saudita, Emiratos y Bahrein retiraron a sus embajadores de Doha durante unos meses.

En aquel entonces, Egipto había roto relaciones con Qatar en 2013, tras el golpe de Estado militar contra el presidente islamista Mohamed Mursi, porque el emirato continuó apoyando el Gobierno de los Hermanos Musulmanes y se negó a reconocer a las nuevas autoridades del país, tildadas de “golpistas” por su canal de noticias Al Jazeera.

Ahora, El Cairo está adoptando un tono más moderado, frente a la postura de Arabia Saudita, Emiratos y Bahrein, que han impuesto un bloqueo terrestre, naval y aéreo sobre Qatar, aislando prácticamente al país, situado en una península ubicada entre sus tres “enemigos”.

Arabia Saudita, Emiratos y Bahrein solicitaron a los qataríes que abandonen sus territorios en un plazo de 14 días. Es más, los qataríes no podrán ni siquiera transitar por los aeropuertos emiratíes.

La Voz del Árabe (LVÁ) – Noticias – México, junio 13 del 2017

_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.