Inicio Noticias EL CAOS CONTINÚA

EL CAOS CONTINÚA

La escena va a cambiar durante este verano, con el fin de Daesh, y su ocupación de los territorios en Siria y en Irak. Y luego qué... ¿quién heredará estos territorios?

863
Compartir
EL CAOS CONTINÚA
EL CAOS CONTINÚA

Por: Nouhad Mahmoud*

El anuncio de la derrota de los terroristas del Estado Islámico en Mosul es inminente. La caída de Raqa, la capital de la Jilafat, es una cuestión de semanas. La presencia de ISIS en Deir Ezzour en el noreste de Siria será objeto de una gran campaña del régimen y sus milicias de apoyo en Siria y al otro lado de la frontera con Irak. La escena va a cambiar durante este verano, con el fin de Daesh (ISIS), y su ocupación de los territorios en Siria y en Irak. Y luego qué… ¿quién heredará estos territorios y cómo el cambio afectará el curso de los acontecimientos en ambos países? Muchos actores regionales e internacionales proclamaron la lucha contra el terrorismo como la razón principal de su intervención. Pronto el pretexto sería obsoleto.

Las capitales de la región se están preparando para reubicar sus posiciones después de la caída de Daesh, lo que significa, supuestamente, el fin del extremismo político islámico y su terror. En Irak, los observadores predicen más resistencia por parte del gobierno y segmentos de la población a la influencia e intervención iraní. La presencia de Estados Unidos podría contribuir a complicar las condiciones para el vecino ambicioso, pero la tarea no será fácil. La República Islámica ha invertido mucho en la élite política y militarmente en las Fuerzas de Movilización Popular. Bagdad es considerada como la capital del imperio persa por los oficiales de la Guardia Revolucionaria. El círculo alrededor del presidente Trump son generales que han servido en Irak y han experimentado las explosiones iraníes contra el ejército estadounidense ahí. Dominar la frontera entre Irak y Siria es otro punto de conflicto que será reflejado en toda la escena nacional. El referéndum sobre la independencia de la región kurda en septiembre añade más oscuridad a la imagen.

En Siria la raza entre los partidos opuestos para ocupar más territorio es evidente en diferentes regiones. El acuerdo sobre la creación de zonas con baja tensión se está erosionando desde que el régimen avanza en el norte y el este y alrededor de Damasco. Un asalto para ocupar Dara’a en el sur y controlar el paso de la frontera con Jordania podría suceder en cualquier momento. Los gobiernos de Rusia, Irán y Turquía, que se supone supervisan la implementación de las acciones, no se pusieron de acuerdo sobre las fronteras de las áreas y las modalidades de su aplicación. Irán y el régimen ven en el plan una división de facto de Siria entre potencias extranjeras. Estados Unidos apoyó la iniciativa.

La próxima semana se realizará una reunión en Astana, Kazajistán, para dar seguimiento a los esfuerzos anteriores, y el resultado sería indicativo de los próximos pasos en Ginebra. A finales de la próxima semana, se supone que una reunión entre los presidentes Trump y Putin tendrá lugar en la margen de la reunión anual del G20 en Alemania. Siria estará en la cima de la agenda, pero la incertidumbre prevalece sobre el primer encuentro entre los dos líderes. Muchos observadores creen que cualquier acuerdo sobre Siria sería socavado por las potencias regionales, Irán y Turquía. Los estadounidenses quieren evitar una mayor escalada con Rusia sobre Siria, a fin de evitar un derrame en Europa. También creen que no hay solución a la crisis siria sin Rusia.

Un acuerdo entre los dos será en detrimento de la expansión de Irán y su influencia en la región. Cualquier confrontación entre ellos servirá objetivos iraníes. La Guardia Revolucionaria puede instigar fricciones entre los partidos en el suelo (y el cielo) fértil de Siria.

El presidente Trump lanzó una alianza contra Irán, pero su administración no tiene un plan de acción a este respecto. No hay plan para después de Daesh (ISIS). Ningún plan para el futuro de Siria. Ningún plan para abordar la preocupación turca sobre las ambiciones kurdas en sus fronteras. Mientras , los misiles balísticos iraníes contra ISIS en Deir Ezzour significaron enviar señales de advertencia para sus enemigos, pero han confirmado el peligro percibido en el programa iraní de los misiles. El juego sangriento continúa en el Levante sin reglas ni control. Las decisiones se pueden tomar en Washington o Moscú, pero algunos apuestan en el campo de batalla.

*Nouhad Mahmoud: Embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011

La Voz del Árabe (LVÁ) – El Universal – Cd. de México, julio 4 del 2017

_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.