Inicio Especiales HONOR A QUIEN HONOR MERECE

HONOR A QUIEN HONOR MERECE

En esta sección queremos dar un merecido reconocimiento a esas miles de mujeres activistas judías, cristianas y musulmanas, que con valentía y moralidad siguen exhortando al mundo para que despierte de su anestésico engaño.

660
Compartir
MILES DE MUJERES ACTIVISTAS JUDÍAS, CRISTIANAS Y MUSULMANAS
MILES DE MUJERES ACTIVISTAS JUDÍAS, CRISTIANAS Y MUSULMANAS

Por: Mauricio Saraya Ley

Demasiado a menudo sentimos una inclinación por colgar calificativos a ciertos grupos de gente, sin considerar que el adjetivo gente es el resultado de una suma de individuos que, probablemente difieran de manera radical los unos de los otros en su forma de pensar. No se me ocurre mejor ejemplo para ilustrar lo que escribo que sugerir al amable lector recordar la fantástica marcha organizada por un importantísimo número de mujeres habitantes de la Palestina ocupada, conocida en muchos lugares como Israel, que en octubre pasado con valentía y decisión, hicieron a un lado sus credos para manifestar su cansancio y hastío por la criminal actitud de sus gobernantes ante el injustificable robo de tierras a una nación cuyo único pecado fue tenderle la mano a los inmigrantes sionistas que tenían muy claro desde siempre su objetivo: despojar a los palestinos no sólo de sus pertenencias, sino incluso de sus derechos más elementales. Nunca ha sido fácil levantar la voz y gritar a los cuatro vientos con la esperanza de que ese eco haga mella en un mayor número de personas. En esta sección queremos dar un merecido reconocimiento a esas miles de mujeres activistas judías, cristianas y musulmanas, que con valentía y moralidad siguen exhortando al mundo para que despierte de su anestésico engaño.

Presumiblemente fueron decenas de miles de mujeres de diversos credos y nacionalidades quienes marcharon con la esperanza de encontrar la paz entre palestinos e israelíes, exhortando a los altos mandos de la Palestina ocupada a llegar a un acuerdo que le permita a sus habitantes coexistir como seres humanos, tal cual lo hicieron antes de que los tentáculos del sionismo desvirtuaran la magnífica relación que existió durante siglos entre cristianos, musulmanes y los “verdaderos” judíos. Por desgracia, parece que este titánico esfuerzo de mujeres ejemplares se desvanece como niebla que se esfuma con el viento por la falta de difusión, sobre todo por parte de los medios masivos de comunicación sionistas, “que son la gran mayoría”, así como por los enormes intereses económicos de los países imperialistas dominados por el sionismo, y acentuado por el egoísmo latente en las sociedades actuales, tan adoctrinadas a sólo interesarse en el bienestar personal y tan distraídas hacia lo banal y lo superfluo, donde el interés por el prójimo que esté más allá de 10 metros a la redonda no tiene cabida.

Es por esta razón que quiero recordar el esperanzador comunicado que hace algunos años difundió el valeroso rabino Mondechi Weberman, con el título:

Porque somos Judíos!Hay aquellos que nos preguntan ¿Por qué marchamos con los palestinos? ¿Por qué izamos la bandera palestina? ¿Por qué apoyamos la causa Palestina? “¡Ustedes son judíos! nos dicen. ¿Qué están haciendo?”
y nuestra respuesta es muy simple:¡Precisamente porque somos judíos es que marchamos con los palestinos e izamos su bandera!
¡Precisamente porque somos judíos es que exigimos que se devuelvan sus casas y propiedades al pueblo palestino!
Sí, en nuestra Torá se nos ordena que seamos justos. Se nos llama para seguir la justicia. ¿Y que podría ser entonces más injusto que el centenario y viejo esfuerzo del movimiento sionista por invadir la tierra de otras personas, expulsarles fuera para robar su propiedad?
Los primeros sionistas proclamaron que ellos eran un pueblo sin tierra yendo a tierras sin un pueblo. Palabras que suenan inocentes, pero absoluta y totalmente falsas.

Palestina fue una tierra con un pueblo. Un pueblo que estaba desarrollando una conciencia nacional.

Nosotros no tenemos duda alguna de que si los refugiados judíos no hubiesen venido a Palestina con la intención de dominar, ni con la intención de hacer un estado judío, ni con la intención de desposeer, ni con la intención de privar a los palestinos de sus derechos básicos, ellos habrían recibido la bienvenida de los palestinos, con la misma hospitalidad que los pueblos islámicos les han mostrado a los judíos a lo largo de la historia. Y nosotros habríamos vivido juntos, como los judíos y musulmanes vivieron antes en Palestina, en paz y armonía.

A nuestros amigos islámicos y Palestina: alrededor del mundo, por favor escuchen nuestro mensaje: Hay judíos alrededor del mundo que apoyan vuestra causa. Y cuando decimos que apoyamos su causa no queremos decir que apoyamos algún esquema de la partición propuesta en 1947 por una ONU que no tenía derecho alguno para ofrecerla. Cuando nosotros decimos apoyamos su causa, no queremos decir dividir y fragmentar los pedazos de la Franja Oriental ofrecidos por Barak en Campo David con justicia para menos del 10% de los refugiados. Nosotros no queremos decir otra cosa que no sea la devolución de toda la tierra, incluyendo a Jerusalén a la soberanía Palestina. A ese punto de la demanda de justicia será el pueblo palestino quién deberá decidir si y cuantos judíos podrán permanecer en tierra palestina. Éste es el único camino para una verdadera reconciliación. Pero nosotros exigimos todavía más. NOSOTROS exigimos que devolviendo la tierra a sus legítimos dueños no hemos hecho suficiente todavía. Debería darse una disculpa al pueblo Palestino a quienes se infringieron faltas que son claras y precisas. El sionismo les causó daño. El sionismo robó sus casas. El sionismo robó su tierra.

Hemos asistido a centenares de reuniones pro-palestinas durante años y por todas partes donde vamos, los Líderes y los pueblos nos saludan con el cariño de la hospitalidad del Medio Oriente. Es una mentira decir que los palestinos en particular o los musulmanes en general odian a los judíos. Usted odia la injusticia. No a los judíos.

Proclamando así, proclamamos ante el mundo que somos las personas de la Torá, que nuestra fe demanda que seamos honrados, justos y buenos.

No teman amigos. El mal no puede triunfar mucho tiempo. La pesadilla sionista está en su fin. Está exhausta. Sus últimas brutalidades son la charla de muerte de un enfermo terminal. Nosotros queremos vivir para el día cuando judíos y palestinos se abracen en paz, bajo la bandera Palestina en Jerusalén.

Revista ‘Humanus’ – Reacción ante la Ignorancia – 2003-02-19

DATOS PARA NO OLVIDAR: En Suecia, cuatro de los siete periódicos más grandes son propiedad de la familia judía Bonnier. Otro es del judío Peter Hjörne y el sexto está dirigido por la judía Helle Klein. El principal canal de TV privado es propiedad de la familia Bonnier y está dirigido por el judío Jan Scherman, al tiempo que la mayor empresa de producción de Tv es propiedad del judío Robert Aschberg*. Así mismo, una mayoría de programas y películas que se muestran en los cines “SF. Bio” de los Bonnnier, son producciones judías de Hollywood.

En Holanda la empresa Apax ha comprado la mayoría de acciones en el gigante de la media PCM Uitgevers. PCM publica entre otros, tres de los cuatro mayores periódicos de Holanda: NRC Handelsblad, de Volkskrant y Algemeen Dagblad. Apax es propiedad del multimillonario judío Sir Ronald Cohen, que vive en Gran Bretaña. En marzo, el tercer hombre más rico de Francia, el judío Serge Dassault (Bloch) aumentó su posesión del gigante de la media Socpresse del 30 al 82%. Dassault es propietario de los importantes periódicos Le Figaro y France Soir, además de otros 28 periódicos en Francia y 5 en Bélgica. De estos de Bélgica, tres son de los cuatro más grandes en francés: Le Soir, La Meuse y La Nouvelle Gazette.

En el año 2001, Dassault fué elegido alcalde en la barriada de Paris Corbeil-Essones con la colaboración del partido “casi-nacionalista” Front National.

* Este Aschberg es nieto del banquero Aschberg sueco que (junto con otros)financió a Lenin y Trotsky para hacer la revolución rusa.

Para complementar esta interesante información, el prominente sociólogo noruego Johan Galtung sostiene que los judíos controlan los medios estadounidenses y de todo el mundo.

Seis compañías encabezadas por judíos controlan el 96% de todos los medios de información”, escribió el científico en una entrevista concedida por correo electrónico a la revista Haaretz. El científico, de 82 años de edad, mencionó a los directores de Walt Disney, Warner Brothers, Viacom y varias cadenas estadounidenses. “¿Será por casualidad? Si el jefe es judío, eso supone control judío”, concluye Galtung.

La Voz del Árabe (LVÁ) – ESPECIALES – Cd. de México, julio 3 del 2017

_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.