Inicio Cultura KINGDOM OF HEAVEN – EL REINO DEL CIELO (+video)

KINGDOM OF HEAVEN – EL REINO DEL CIELO (+video)

La mayor parte del rodaje fue realizado en Marruecos, donde Ridley Scott había rodado anteriormente Gladiator y Black Hawk Down...

1609
Compartir
KINGDOM OF HEAVEN - EL REINO DEL CIELO
KINGDOM OF HEAVEN - EL REINO DEL CIELO

Por: Luis Miguel Cobo

El reino de los cielos, un filme realmente bueno, su producción excelente realizada gran parte en Marruecos, todo esta película muestra cuando el cine es de primera calidad y muestra también la veracidad de los datos de la historia. En cuanto a maquillaje, vestuario y locaciones no tiene comentario ni par alguno nada más que de excelencia. Aquí pues la historia del preciado film que seguramente fue proyectado en tu país, en México fue exhibida durante varias semanas. Se puede conseguir en cualquier formato de DVD, al terminar el artículo encontrarás videos referentes a la película tomado de Youtube.

Kingdom of HeavenEl reino de los cielos – Una película épica escrita por William Monahan y dirigida por Ridley Scott, que fue estrenada el 6 de mayo de 2005, sobre las Cruzadas en el siglo XII, específicamente en el llamado Sitio de Jerusalén de 1187.

La mayor parte del rodaje fue realizado en Marruecos, donde Ridley Scott había rodado anteriormente Gladiator y Black Hawk Down, y en distintos monumentos de ciudades españolas como Huesca (Castillo de Loarre), Palma del Río, Ávila y Sevilla.

“El reino de los cielos” comienza en una pequeña villa en Francia, con un herrero llamado Balian (Orlando Bloom) que no puede dejar atrás los recuerdos de su esposa, quien recientemente había cometido suicidio como resultado de la muerte de su hijo. Un grupo de Cruzados llega a la villa y Balian conoce a su verdadero padre, el Barón Godofredo de Ibelin (Liam Neeson), el que ha viajado desde Jerusalén con el fin de reconocerlo y nombrarle sucesor.

Balian rehúsa ir con su padre, prefiriendo continuar la tranquila vida que llevaba hasta ese momento; luego descubre que el cuerpo de su esposa fue decapitado antes de ser enterrado (una práctica común para quienes cometían suicidio) y que el sacerdote del pueblo, está usando una cruz tomada del cuerpo de su esposa. Enfurecido, Balian asesina al sacerdote y decide seguir a su recién conocido padre en su regreso a Jerusalén, con la esperanza de conseguir la redención y el perdón para él y para su esposa en Tierra Santa.

Tras distintos acontecimientos, Balian termina descubriendo la corrupción de la clase eclesiástica, y la amenaza que sufre el Reino de Jerusalén por el ejército musulmán, liderado por Salah ad-Din / Saladino y con esto se enfrentan a una guerra para obtener el poder de Jerusalén.

Como película épica se basa parcialmente en hechos reales, que son empleados a su vez como marco para la trama argumental. Deben perdonarse pues, como “licencia artística”, algunas incorrecciones, como son, entre otras, las de atribuir la condición de Caballeros Templarios a Guy de Lusignan y Reinaldo de Châtillon. Estos dos caballeros franceses no ostentaban tal condición, llegando a confundir la personalidad belicosa del segundo con la del Gran Maestre de los Templarios de aquella época, Gérard de Ridefort.

También es ficticia la relación de Balián de Ibelín con la princesa Sibila de Jerusalén, pues Balián de Ibelín ya tenía una familia. Por otra parte, Balian pertenecía a una prominente familia del reino y era nacido en Tierra Santa, y no en Francia como aparece en la película. Otra incorrección importante es que Balian si que combatió en la batalla de los Cuernos de Hattin en 1187 (la cual supuso la práctica expulsión de los francos del Reino de Jerusalén), siendo uno de los pocos que lograron escapar. Su papel de jefe de la defensa de Jerusalén no se debió, por tanto, a su decisión de no unirse al ejército del reino, comandado por Guido, sino a que después de la batalla solicitó a Saladino poder entrar en la ciudad sitiada para rescatar a su mujer (que estaba dentro), aceptando a cambio la condición de no participar en la defensa de la ciudad. Una vez dentro, le pidieron que encabezara la defensa de la ciudad; ante lo cual, Balián pidió permiso a Saladino, quien se lo concedió. Si que es verdad que Balián de Ibelín rindió la ciudad a Saladino, para evitar la masacre. Después, Balián de Ibelín, marchó de regreso a Francia.

Existen otras licencias o errores históricos como cuando en el puerto de Messina y más tarde en Jerusalén, se ven soldados con escudos y banderas de Castilla y León cuartelados con dos castillos y dos leonés, como si ambos reinos se encontraran unidos; algo imposible, pues en ese momento León y Castilla son dos reinos totalmente distintos, con reyes diferentes Alfonso IX de León y Alfonso VIII de Castilla, que incluso se enfrentaron en cruentas guerras en los mismos años en los que la película discurre.

Otros personajes históricos que aparecen en la película son Raimundo III de Trípoli, Heraclio de Auvernia, Imad al-Din, Balduino IV de Jerusalén o Ricardo I de Inglaterra. El personaje ficticio de Godofredo de Ibelín se basa vagamente en Godofredo de Bouillón; asimismo, el verdadero padre de Balián de Ibelín fue Barisán de Ibelín.

T.O.: Kingdom of Heaven. Producción: (USA-GB 2005). Productor: Ridley Scott. Director: Ridley Scott. Guión: William Monahan. Fotografía: John Mathieson. Música: Harry Gregson-Williams. Diseño de producción: Arthur Max. Vestuario: Janty Yates. Montaje: Dody Dorn. Lugar de rodaje: Marruecos

Intérpretes: Orlando Bloom (Balian de Ibelin), Eva Green (Sibylla), Jeremy Irons (Tiberias), David Thewlis (Hospitalario), Brendan Gleeson (Reynaldo), Marton Csokas (Guy de Lusignan), Liam Neeson (Godofredo de Ibelin), Alexander Siddig (Imad), Ghassan Massoud (Saladino), Velibor Topic (Almaric). Color – 120 min. Estreno en España: 18-V-2005.

Tributo a Salah ad-Din

Última escena de Salah ad-Din

La Voz del Árabe (LVÁ) – CULTURA – Cd. de México, julio 19 del 2017

_________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en esta publicación son exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de La Voz del Árabe.